Un Estudio Encuentra Una Manera de Reducir la Ansiedad en la Fibromialgia.

Un análisis realizado sobre 10 estudios relacionados a los efectos del ejercicio sobre la ansiedad en pacientes con fibromialgia (FM), encontró que el entrenamiento físico puede causar que la ansiedad disminuya.

Los programas de entrenamiento que duraron más tiempo, redujeron más la ansiedad en los pacientes, que los programas más cortos.

Los resultados del análisis se informaron en el artículo, “Los efectos del entrenamiento de ejercicio en la ansiedad en pacientes con fibromialgia: un meta-análisis”, publicado en la revista Medicina y Ciencia en Deportes y Ejercicio.
Los 10 estudios involucraron a 595 pacientes con fibromialgia con una edad media de 47,6 años.

Las mujeres representaron el 97,5% de los pacientes.
Todos los estudios asignaron al azar a los pacientes, entre los grupos que siguieron los programas de ejercicio (297) y los que no lo hicieron (298).
Los resultados respecto a la ansiedad se midieron antes, durante, o después del entrenamiento.

La mayoría de los estudios utilizaron la subescala de ansiedad, del Cuestionario de Impacto de la Fibromialgia (comúnmente utilizado para evaluar los pacientes con fibromialgia), y el Inventario del Estado de Ansiedad, un cuestionario para evaluar la ansiedad.

El entrenamiento físico consistía en un promedio de tres sesiones por semana de 46 minutos por sesión, durante hasta 30 semanas.
La frecuencia media de asistencia al entrenamiento fue del 72%.

Mientras que los pacientes que tenían entrenamiento del ejercicio vieron una merma leve en sus síntomas de ansiedad, las disminuciones más grandes fueron notadas en los pacientes que siguieron programas de entrenamiento más largos.

La reducción de la ansiedad no se asoció con el grado de dolor experimentado por los pacientes.

Otros estudios han demostrado que el ejercicio tiene efectos beneficiosos sobre el dolor, la fatiga y la función física en pacientes con fibromialgia.
Los efectos del ejercicio se comparan favorablemente con los efectos obtenidos por los fármacos aprobados.

Los autores señalan que el entrenamiento físico es seguro y bien tolerado por la mayoría de los pacientes con fibromialgia.

Se recomienda por las directrices internacionales para el manejo del dolor.
“Los resultados actuales proporcionan pruebas del ejercicio como un potencial beneficio de bajo riesgo, tratamiento que ayuda a los síntomas de ansiedad, que pueden desarrollar entre los pacientes con fibromialgia”, señalaron los autores.

“Los hallazgos también sugieren que se lograrán mayores reducciones de los síntomas de ansiedad, concentrándose en programas de ejercicios más largos mientras se promueve la adhesión de más personas a largo plazo”,

agregaron.
“Por último, la reducción de la ansiedad, parece ocurrir independientemente de si los síntomas del dolor mejoran, proporcionando apoyo adicional a los pacientes con fibromialgia, para iniciar y/o mantener la actividad física”, concluyó el estudio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Close
error: Content is protected !!