Sal Vencedor En Tus ESTUDIOS a Pesar del MONSTRUO Llamado FIBROMIALGIA!!!

Sal Vencedor En Tus ESTUDIOS a Pesar del MONSTRUO Llamado FIBROMIALGIA!!!

Cuando luchas con con un trabajo práctico, o estudiando para una calificación final, es natural comenzar a cuestionarte tus habilidades. La paranoia es común: puedes pensar que tus compañeros son sólo complacientes contigo, y que realmente no eres tan capaz como pensabas, o que la lucha del aprendizaje simplemente no vale la pena.

Desafortunadamente, tus propias dudas son algunos de los mayores obstáculos.
Cuando la fibromialgia actúa, toma tiempo, aléjate de la actividad mental y física.
Obligarte a trabajar a través de tu bloqueo, puede no ser la mejor manera de avanzar, y en días particularmente difíciles, es importante recordarte a ti mismo todo lo que ya haz logrado, en lugar de lo que no te sientes capaz de completar en este momento.

Consejos para manejar el trabajo escolar
Una buena preparación es la mejor manera de superar los obstáculos que quedan por delante.
Comienza con una cantidad de cursos limitada, y no tengas miedo de dejar una clase en el camino, si es necesario.
Después de todo, el trabajo puede posponerse, pero tu salud no.
Sé honesto contigo mismo, limita tu carga de trabajo y manténte al tanto de tus responsabilidades con algunos enfoques útiles:

Establece un horario –
Sé razonable pero firme contigo mismo.
Por ejemplo, trabaja durante una hora, sin excusas, y luego tomas un descanso de dos horas.
Sea cual sea la manera que funcione para ti, sigue con ella: lo que importa es que entres en una rutina con la cual puedas continuar, y dejarte tiempos para descansos.
Te ayudará si imprimes tu horario de trabajo con códigos de color, así sabrás exactamente cómo dividir tus períodos de estudio, para obtener más energía y productividad.

Ten un plan de respaldo –
Es genial ser ambicioso, y es importante desafiarse a sí mismo, pero recuerda que los síntomas de la fibromialgia pueden entrometerse y derrotar tus mejores intenciones.
Pregunta acerca de cómo establecer un horario de clase flexible para aprovechar los momentos en que te sientes mejor, y tratar de sustituir algunas clases por cursos en línea, así puedes eliminar la incomodidad del viaje.

Pide ayuda –
La mayoría de los estudiantes con fibromialgia pueden encontrar muchos recursos al alcance de su mano para facilitar el estudio. Lleva un dispositivo de grabación a las clases, toma notas de tus clases, o pide a tus profesores que sean un poco más indulgentes con respecto a tu asistencia.
Asegúrate de revisar los servicios de discapacidad de tu universidad para obtener apoyo específico, puedes tener derecho a más tiempo y recursos para exámenes y tareas.
El optimismo es importante, pero la paciencia es una herramienta poderosa cuando se vive, y se estudia con fibromialgia.
Las crisis pueden retrasarte y obligarte a re-ajustarte, así que date un montón de tiempo para alcanzar tus metas, y espera encontrar algunos baches a lo largo del camino.

Consultar con un consejero de salud mental, puede ser un buen primer paso cuando se trata de establecer metas realistas, ellos tienen la experiencia, y la previsión para ayudarte a anticipar los desafíos que vienen a futuro, con un trastorno de dolor crónico.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Close
error: Content is protected !!