Mi Frustración, Angustia, Drama: Conseguir las Recetas de los Remedios Para la Fibromialgia…

¿Esta escena le suena familiar?
Se ha quedado sin medicamentos y se le niega una nueva receta hasta que programe una consulta con el médico.
Sin embargo, el día de la cita no se siente lo suficientemente bien como para ir al consultorio del médico.

El problema es que usted necesita los medicamentos (que no puede conseguir sin receta), cómo consigue que sea posible para que usted pueda llegar a su cita sin crisis, o alguna enfermedad no relacionada con la fibromialgia.
He tenido que pasar demasiado tiempo en el teléfono o en la computadora tratando de explicar mi situación.
Mi doctor puede entender, pero estoy obligada a explicar mi caso a una cantidad de miembros del personal y enfermeras, antes de que mi mensaje se envíe al médico.
¿Por qué tengo que proporcionar un tutorial a la mayoría de mis médicos sobre mi experiencia?

¿Soy el único paciente con fibromialgia que el médico y el personal han conocido?
Sé que la impresión debe ser que estoy esquivando mis chequeos y sólo quiero mi medicación, lo cual está lejos de la verdad.

El otro tema relacionado es que luego, se le da la “charla” por un miembro del personal de la oficina.

Debido a que tuvo que cancelar sus citas más de dos veces, ya no puede programar citas de antemano. En su lugar, debe llamar el día en que sea capaz de ir al consultorio, con la esperanza de que el médico tenga un espacio en su agenda.
Eso es factible en algunos casos, pero no para procedimientos especiales o consultas largas. Por lo tanto, el concepto de ser complaciente lo toman dando la opción de encontrar otro médico/dentista.

Se siente como un niño despreciado que es regañado y le dicen que se siente en el rincón, porque su comportamiento es inexcusable. Entiendo que es un negocio y que mi cancelación podría haber sido utilizada por otro paciente. Sin embargo, tiene que haber algún margen de tolerancia.

Recuerdo a un director de odontología diciéndome que no podía programar más citas con antelación, y aunque siempre había una espacio abierto todos los días, era sólo para emergencias.

Me explicó que darme la opción de venir en el mismo día significaría “un tratamiento especial que sería injusto para los otros pacientes”.

Si hay una espacio abierto, que está disponible, y no existe un paciente de emergencia, ¿por qué no permitirme una cita el mismo día? ¿Quién sabrá? ¿Por qué debería preocuparse alguien de lo que pensamos los pacientes?
Es un beneficio para ellos que se los solicite, así hay más pacientes para su negocio, no les conviene que vaya disminuyendo.

No he experimentado esto con demasiada frecuencia, pero lo suficiente como para que cuando suceda me sienta sorprendida y desalentada.
¿Toda persona en este mundo es tan saludable que no necesita hacer cambios en sus citas?

Seguramente no puedo ser la única persona en el mundo con una enfermedad crónica de esta magnitud. ¿Qué hacen los demás con enfermedades tenues? ¿Quiénes son los profesionales médicos especiales que ven?

¿O tienen que esperar hasta requerir una visita a urgencias, o que surja una dolencia dental grave, para conseguir una atención de alta calidad?

No trato de ser difícil. Sólo quiero mi medicación. No estoy pidiendo “un trato especial”, pero la realidad es que tengo una enfermedad que varía día a día.
La ironía es que la profesión que tiene el problema conmigo, es la que debería estar más familiarizada con ella.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

error: Content is protected !!