¿Qué es Fibromialgia? cuáles son sus síntomas ¿Cómo prevenirlo? Descubre si lo padeces

Muchos no conocen este término de fibromialgia. Se puede definir como una enfermedad de etiología desconocida que provoca dolor musculo esquelético crónico.

En la actualidad, el tratamiento de esta enfermedad se ha convertido en uno de los grandes retos actuales de la medicina.

Sin embargo, se desconoce cuál es la causa de esta enfermedad. Este motivo se ha convertido en una enorme limitación para encontrar una respuesta suficientemente contundente.

Algo que es muy evidente es que trae fuertes limitaciones a quien la padece. La fibromialgia se caracteriza por ocasionar un dolor generalizado y crónico, especialmente en el aparato locomotor.

Según estudios científicos, se ha podido determinar que es una enfermedad de origen reumatológico.

También se ha determinado que el desequilibrio en los neurotransmisores provoca este dolor. Un neurotransmisor es una biomolécula que permite la transmisión de la información de una neurona hacia otra.

Con respecto al tratamiento de la fibromialgia solo se sabe que debe ejercer diferentes tipos de acción en el cuerpo.

La fibromialgia es una enfermedad que incapacita severamente a una persona en la cual se debe sobrellevar es el dolor, o “mialgia”, que es más intenso y prolongado que un dolor normal.

Este dolor puede afectar a varias partes del cuerpo al mismo tiempo.

Diagnóstico de la enfermedad

Existen muchas limitaciones al diagnosticar esta enfermedad. Por desgracia, hasta el momento no existe ninguna prueba de laboratorio que permita identificarla.

Sin embargo, los médicos diagnostican mediante la exploración clínica de los pacientes en 18 puntos del cuerpo que son sensibles a la presión.

Síntomas que se toman en cuenta al diagnosticar una persona con fibromialgia

  • Depresión y ansiedad
  • Fatiga
  • Trastornos del sueño
  • Rigidez
  • Deterioro cognitivo
  • Trastornos gastrointestinales

 

Según los especialistas se divide en cuatro tipos para facilitar el tratamiento:

  • Tipo I: si no hay enfermedad que actúe junto a ella.
  • Tipo II: cuando simultáneamente hay enfermedades reumáticas y autoinmunes.
  • Tipo III: cuando existe una grave alteración psicopatológica
  • Tipo IV: es cuando los pacientes simulan padecer esta enfermedad.

Conoce el tratamiento de la fibromialgia

El tratamiento de la fibromialgia no tiene un propósito curativo, sino solamente paliativo es decir que aminora los efectos negativos.

Lo que se busca es que la persona tenga una mayor calidad de vida y que se mantenga lo más funcional posible.

Los expertos indican que lo recomendable es una psicoterapia de corte cognitivo-conductual.

El tratamiento de la fibromialgia implica acciones en varios frentes. Básicamente se deben contemplar tres aspectos:

  • El manejo del dolor.
  • El incremento de la funcionalidad.
  • La condición psicosocial del paciente.

 

Para el tratamiento de la fibromialgia se debe incluir una dosis de analgésicos y/o antiinflamatorios. Usualmente emplean medicamentos como: Tramadol, Paracematol o ambos combinados.

Es importante mencionar que los antiinflamatorios no parecen ser tan eficaces para el manejo del dolor.

A causa de esto, se emplean como medida complementaria y casi siempre en cortos periodos de tiempo, pero no de manera sistemática.

Es batante común que se empleen otro tipo de fármacos como benzodiacepinas, relajantes musculares, anticonvulsionantes, antidepresivos, esteroides y otros.

Es importante recalcar que la automedicación es sumamente peligrosa en estos casos y que la eficacia de los medicamentos siempre es limitada.

Importancia de la actividad física

Un componente esencial en el tratamiento de la fibromialgia es la actividad física. Esta contribuye a disminuir los síntomas a corto plazo.

Los ejercicios y la práctica deportiva deben ser personalizados. El médico es quien debe orientar estas prácticas, que, de todos modos, tienen que ser graduales.

La actividad aeróbica es lo más adecuado pues contribuye significativamente a mejorar el rendimiento general.

Actividades deportivas como: la natación, hidroterapia y de hidrogimnasia han probado tener un efecto muy positivo en los pacientes con fibromialgia.

Es necesaria la educación del paciente. Sin la cooperación plena y consciente del paciente es prácticamente imposible que funcione el tratamiento de la fibromialgia.

Cuanto más comprometida este la persona, mayores son sus posibilidades de mejorar.El paciente debe desarrollar una actitud constructiva frente a la enfermedad durante el tratamiento de la fibromialgia.

Gran parte de los pacientes, han reportado mejoría después de tratamientos de acupuntura, quiropraxis y homeopatía.

Podemos recalcar de manera enérgica de que quien realice este tipo de tratamiento, deba ser una persona certificada e idónea para el desenvolvimiento de estas técnica, de lo contrario, sería un peligro aun mayor para su salud.

Esto es todo por hoy. Gracias por visitarnos.  Comparte esta información con tu familia y tus amigos. Hasta luego será hasta la próxima.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: Content is protected !!