Fibromialgia: ¿Por Qué Una Ducha Nos Cansa, a Veces Por el Resto del Día? Lee y Comparte!

Una ducha a la mañana, ayuda a empezar el día fortalecido y renovado, ¿verdad?
Mmm, no, no tanto para muchos de nosotros.

Una ducha parece algo básico, simple, pero puede plantear problemas importantes para alguien con fibromialgia o síndrome de fatiga crónica.
Se habla mucho sobre lo agotadora que puede ser una ducha.
¿Por qué una ducha nos cansa, a veces por el resto del día?

Varias de nuestras anormalidades fisiológicas podrían tener relación.
Esfuerzo:
Especialmente para las personas con síndrome de fatiga crónica, incluso pequeñas cantidades de movimiento pueden ser demasiado.
Una ducha consume más energía de lo que pensamos, estar de pie todo el tiempo, hacer una buena cantidad de flexiones, estiramiento, y el vigoroso enjabonando de la cabeza y el cuerpo.

Relajación:
El agua caliente de la ducha puede ser relajante, es bueno en algunos aspectos.
Sin embargo, para los que lidiamos con fatiga profunda, probablemente no es lo mejor para comenzar el día, cuando todavía estamos luchando para despertar.

Sensibilidad a las Temperaturas:
Mientras que el agua caliente puede sentirse bien, también puede hacer que nuestra sensibilidad a la temperatura haga desaparecer la autorregulación de la temperatura de nuestro cuerpo.

Nuestros cuerpos tienen dificultad para mantenernos a la temperatura adecuada, así que cuando se calientan demás, cuesta mucho refrescarnos y volver a la normalidad.
Algunos sudamos profusamente después de una ducha.
Mareos:
Somos propensos a los mareos, y el calor de la ducha combinado con los movimientos de lavado puede producir que nos cueste mantener el equilibrio.
He tenido mareos aterradores en una ducha de agua caliente!

Una mayor respuesta del sistema nervioso:
Sobre todo en la fibromialgia, la presión del agua que golpea la piel puede alterar su sistema nervioso.

Y esto lleva a enviar señales de dolor equivocadas y hacer que duela todo el cuerpo.
Algunas maneras de pelear con el problema es tomar una ducha en la noche, ya que el agotamiento es bienvenido, o tomar baños de inmersión en su lugar, éstos plantean algunos de los mismos problemas, pero estás sentado y no necesitas moverte tanto, es menos exigente.

El baño de inmersión no produce tanto vapor, y es más fácil refrescarte cuando sales del agua.

Aunque no he tenido un problema extremo con la ducha, como algunas personas tienen, cuando he estado más enferma, hubo momentos que usé toallitas de limpieza.

Son para la cara, pero funcionan bien para estas situaciones.
Las toallitas de bebé sin fragancia también son buenas.
Puedo usarlas para refrescarme rápida y fácilmente, especialmente en los días que no voy a salir.

No es para diario, pero puede suplantar una ducha cuando no estás bien.
Para mí, la sensación de grasitud es muy desagradable, me siento mal conmigo misma.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Close
error: Content is protected !!