Además de dolor y agotamiento, la fibromialgia también puede ocasionar uno o varios de los siguientes síntomas típicos:

Trastornos del sueño: A pesar de dormir las horas suficientes, pueden despertarse y sentirse todavía cansados.

Anquilosamiento: rigidez del cuerpo. Incremento de dolores de cabeza o de la cara.
Malestar abdominal: trastornos digestivos, dolores abdominales, meteorismo, estreñimiento y/o diarrea.

Problemas genitourinarios: aumento en la frecuencia o de mayor urgencia para orinar, típicamente, sin una infección de la vejiga.

Parestesia: entumecimiento u hormigueo (por ejemplo, en las manos o los pies).
Sensibilidad a la temperatura.

Problemas de la piel: Síntomas molestos, como prurito, resequedad o manchas,
Síntomas del tórax: dolores del pecho o las partes superiores del cuerpo.
Desequilibrio: problemas de vértigo y/o del equilibrio.

Trastornos cognoscitivos: dificultad para concentrarse, “lentitud mental”, pérdida de la memoria.

Sensaciones en las piernas: “síndrome de las piernas inquietas” (impulso incontrolable de mover las piernas, sobre todo cuando se está descansando o reposando).

Sensibilidad ambiental: hipersensibilidad a la luz, ruidos, olores y cambios del tiempo.
Depresión y ansiedad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: Content is protected !!